Álvaro Amórtegui Gallego, coronel del Ejército colombiano, aseguró este miércoles que su superior, el general Mario Montoya, le ordenó en 2001 la orden de matar a 17 civiles capturados en una operación, para luego hacerles pasar como supuestos rebeldes muertos en enfrentamientos o «falsos positivos”.

Según el coronel, esto sucedió a su regresó a Colombia luego de formar parte en una misión de paz como parte de la Fuerza Multinacional y de Observadores (MFO).

«Yo llego del Sinaí en 2001. En la primera operación que yo hago, capturo a 17 tipos en una casa. Él (Montoya) me llama al celular y me dice ya le mando los brazaletes y le digo aquí no me mandan brazaletes, aquí no me mandan a nadie. Esos manes (hombres) yo los capturé vivos y vivos se quedan», relató el coronel a Caracol Radio.

 

Colombia

 

El militar aseguró a la prensa que el general Montoya -que fue comandante del Ejército colombiano entre 2006 y 2008- le envió «brazaletes de las FARC” para que se los colocara y «los matara, que más quiere (que le explique), que más me estaba indicando”.

 

LEA TAMBIÉN: DOS LÍDERES SOCIALES FUERON ASESINADOS EN EL SURESTE COLOMBIANO.

 

Colombia sigue sufriendo el flagelo de la injusticia

Las declaraciones de Amórtegui se dan luego que Montoya -que fue comandante del Ejército durante los años más duros de los llamados «falsos positivos»- declaró por primera vez ante la Justicia Especial para la Paz (JEP), comparecencia calificada por las víctimas como «una burla» por su falta de respuestas.

 

Colombia

 

Montoya, que dirigió las Fuerzas Armadas durante la Presidencia de Álvaro Uribe, es el militar de más alto rango que rinde su versión ante este tribunal por las ejecuciones de civiles que luego eran presentados como guerrilleros muertos en combate.

Por su parte, la Fiscalía colombiana ha investigado cerca de cinco mil de estos casos que implican a unos  mil 500 militares y que fueron cometidos entre 1988 y 2014.

 

Ciudad VLC / Tomado EFE.

1 Comentario

Deja un comentario