El domingo 7 de Octubre se cumplieron 51 años del asesinato en la localidad de La Higuera (Bolivia) de Ernesto Guevara de la Serna, mejor conocido como el Ché. La figura mítica del guerrillero heroico perdura en la memoria de los pueblos que luchan por su definitiva emancipación.

Nacido en la ciudad de Rosario (Argentina), médico de profesión dedicado a los problemas de salud de los pobres y marginados, desde muy joven Guevara moldeó su conciencia social: las desigualdades e injusticias contempladas en su periplo en motocicleta junto a su compañero de aventuras Alberto Granado a través de Latinoamérica sirvieron de acicate y marcaron sus patrones éticos.

Al regresar a Buenos Aires luego de su itinerario en dos ruedas, el Ché escribe en su diario: “El personaje que escribió estas notas murió al pisar de nuevo tierra argentina. El que las ordena y pule, «yo», no soy yo; por lo menos no soy el mismo yo interior. Este vagar sin rumbo por nuestra «Mayúscula América» me ha cambiado más de lo que creí”.

Al Che le aguardaba un futuro comprometido con las luchas políticas y sociales, llegando a convertirse años más tarde en figura principalísima de la revolución cubana a las órdenes de Fidel Castro. Guevara comprendió que existía un vínculo inseparable entre campesinos y guerrilleros, por lo cual afirma que “el guerrillero es, fundamentalmente, y antes que nada, un revolucionario agrario. Interpreta los deseos de la gran masa campesina de ser dueña de la tierra, dueña de los medios de producción, de sus animales, de todo aquello por lo que ha luchado durante años, de lo que constituye su vida y constituirá también su cementerio (…) Este Movimiento no inventó la Reforma Agraria. La llevará a cabo. La llevará a cabo íntegramente hasta que no quede campesino sin tierra, ni tierra sin trabajar”.

TAMBIÉN DE TU INTERÉS: ¿DE DÓNDE VIENE LA FRASE “RONDÓN NO HA PELEADO”?

Destacó por su visión socialista e internacionalista, el Ché pensaba que sólo generalizando la lucha armada en América Latina, Asia y África sería posible derrotar al imperialismo. Sus ideales revolucionarios lo llevaron a combatir en El Congo, donde en 1961 había sido asesinado Patrice Lumumba (1925 – 1961) y luego en Bolivia, donde el enemigo le tendió una celada en la Quebrada del Churo, siendo capturado herido de bala en su pierna izquierda y ejecutado de manera clandestina y sumaria por el ejército boliviano por instrucciones de la CIA.

 

Ismael Noe/Ciudad VLC

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here