¡Al más puro estilo “Cosa Nostra”! Vea por qué EEUU amenazó a varias naciones

1
105
al más puro estilo cosa nostra estados unidos quiere evitar la lactancia materna

Una vez más utilizando sus ya consabidas prácticas mafiosas, tipo “Cosa Nostra”,  Estados Unidos quiere seguir amedrentando a las naciones del mundo.

La nueva acción que raya en lo vandálico, busca boicotear una resolución de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la agencia de la ONU para la salud, que promueve la lactancia materna y limita la leche artificial.

Así lo denunció el diario New York Times a través de testimonios de decenas de fuentes.

Durante una reunión en Ginebra, Estados Unidos habría intentado primero modificar y luego bloquear la medida, incluso con la amenaza de represalias a otros países.

Basada sobre decenas de investigaciones, la resolución de la OMS recomienda la leche de la madre como muy saludable y solicita a los países a limitar el mercado imperfecto o engañoso de los productos sustitutos, lo que conocemos como fórmulas.

 

al más puro estilo cosa nostra estados unidos quiere evitar la lactancia materna
A diferencia de Estados Unidos y sus practicas, la revolución Bolivariana garantiza la lactancia materna protegiendo a la madre y los niños.

 

La ciencia reconoce desde hace mucho tiempo que la leche materna en los primeros seis meses de vida del recién nacido, promueve su desarrollo neurocomportamental y reduce los riesgos de varias enfermedades, incluso para la madre.

 

Te puede interesar:  Evo apoya declaración del Día Mundial del Consumo de Quinua

 

Los sustitutos, en cambio, no tienen las mismas propiedades y en algunos países del tercer mundo se convierten en peligrosos por la necesidad de usar agua, a menudo contaminada.

¿De qué se trató la acción “Cosa Nostra”?

Estados Unidos, abrazando los intereses de los productores de leche artificial, primero intentó limar el lenguaje del texto, eliminando las partes en las que se invita a los gobiernos a “proteger, promover y apoyar la lactancia materna” y limitar la promoción de productos alimentarios que según muchos expertos tiene efectos nocivos en los niños.

Luego, sin reconocerlo, pasaron a las amenazas, evocando el posible recorte de ayudas a los países pobres si habían apoyado la moción.

Se desconoce qué sucedió con Ecuador ya que rápidamente dio marcha atrás al acuerdo con la OMS, quizá temeroso frente al fantasma de represalias por parte del gobierno norteamericano.

 

 

Además, al menos una docena de países, principalmente naciones de África y de América Latina, como México y Uruguay, temen una “venganza” estadounidense.

“Estábamos sorprendidos, desconcertados e incluso entristecidos”, comentó Patti Rundall, directora del grupo británico Baby Milk Action, que participó de la reunión.

 

“Lo que sucedió -añadió- fue el equivalente a un chantaje, con Estados Unidos reteniendo al mundo como rehén e intentando anular casi 40 años de consenso sobre la mejor manera de proteger la salud de los recién nacidos y de los niños”.

 

Al final, sin embargo, Estados Unidos tuvo que rendirse: los rusos presentaron la medida y los estadounidenses tuvieron cuidado de no hacer amenazas.

Pero la tendencia de la administración estadounidense sigue siendo el privilegiar el negocio ignorando la investigación científica independiente: lo demuestra, el intento de cancelar una reporte de la Agencia para la Protección del Ambiente -completado antes de que Trump asuma- sobre los crecientes riesgo de inhalar formaldehído, sustancia cancerígena. Otro tema pendiente por discutir.

 

José Becerra/Ciudad Valencia/ Con información de ANSA

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here