Cronicón futbolero desde la Madre Rusia (16)

CROACIA Y RUSIA DE CHIRIPA MUY DIGNA

Cronicón futbolero desde la Madre Rusia (16) es la décima sexta entrega de la serie que aborda la segunda jornada de cuartos de final en el Mundial Rusia 2018. JCDN.

Un desconsolado arquero ruso experimenta el miedo natural ante el tiro penal

El anfitrión se despide de la competencia, luego de habérsele coleado por el hombrillo a la crítica deportiva mediática, por cierto, muy convencional y sesgada en sus juicios de apreciación. Nuevamente la instancia extrema de los tiros desde el punto penal, decidió el equipo ganador. Los croatas, luego del cansancio y las piernas acalambradas, corren con la venia del Destino en la mal llamada Lotería penalty cuatro aciertos por tres para desovillar el empate a un gol durante 120 intensos minutos. Les tocará enfrentar en semifinales a la jovencísima y pragmática Inglaterra.

LEE ESTA CRÓNICA SOBRE EL PARTIDO RUSIA-CROACIA POR RT

Este juego demostró que ha privado la propuesta futbolística colectiva muy por encima de la chispa incendiaria de las individualidades. Cada equipo fue por la suya: Croacia por la excelsa conducción de la ofensiva, brillante en lo técnico; mientras que los locales apostaron por la disciplina táctica, la férrea defensa y el contragolpe. Chéryshev, quien anotó el de la ventaja rusa 1-0, se lució ganándose la titularidad con su efectividad goleadora. El empate fue responsabilidad de Kramaric, luego que se restituyeran el orden y el dominio balcánico en el segundo tiempo. Faltando cinco minutos para finalizar la prórroga, el gol maromero de cabeza de Vida [que cogió desprevenida, cansada e indecisa a la defensa roja] parecía ser suficiente para que los croatas accedieran al grupo selecto de las mejores cuatro selecciones del torneo y el planeta. Sólo que un cabezazo aguafiestas del lateral Mario Fernandes obligó a la definición por tiros desde el punto penal.

Chéryshev festeja el gol de la ventaja rusa en las primeras de cambio

Sendas paradas de los porteros Subacic y Akinféyev, los aciertos de lado y lado, más el penal mal cobrado por Fernandes, aderezaron con ají picante el colofón de tan soberbia confrontación futbolística. Mención de honor merece Modric, aquel muchachito refugiado a raíz de la espantosa Guerra de los Balcanes, un crack de verdad que las luchó todas a pesar del agotamiento acumulado a lo largo del Mundial. ¿Afectará el cansancio a los croatas, luego de dos definiciones in extremis ante España y Rusia? ¿O el antecedente del tercer puesto en Francia 1998 con Davor Suker al frente, les permitirá retomar los bríos por un campeonato inédito? Esperemos que sí, pero les esperaría la esperanzadora Bélgica o la ensoberbecida Francia.

Un par de alineaciones históricas

Por nuestra parte, celebraremos el buen papel de Rusia por partida doble: Festejando el próximo alumbramiento de mamá Ania y papá Pedro, así como también por vía de la revisita a las novelas de ideas del conservador Dostoyevski y los libros revulsivos de Lenin y Trotsky. ¡Buen día, Tovarich!

LEE NUESTRA COLUMNA ANTERIOR

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here