Fue en abril de 2002 cuando comenzó a consolidarse la polarización en torno al liderazgo del presidente Chávez. Las clases altas de nuestro país, reunidas en las instituciones públicas, como Pdvsa, y privadas parasitarias, como el Ateneo de Caracas, que consideraban de su propiedad, tomaron las calles del este capitalino para exigir la renuncia del comandante, azuzadas por casi la totalidad de las empresas oligárquicas de la comunicación.

 

En ejecución del plan concebido por la embajada estadounidense y financiado por su Departamento de Estado a través de las agencias “competentes” (USAID), el día 11 perpetraron un golpe de Estado con algunos militares sin tropa, francotiradores encapuchados y el despliegue “periodístico” de los impresos, emisoras radiales y canales tradicionales de TV.

 

Desde el Opináculo. Luis Salvador Feo La Cruz. Ciudad VLC
Funcionario militar de EE.UU. con armamento de guerra sofisticado, custodiando a Carmona Estanga poco antes del golpe del 11 de abril.

Lo hemos dicho hasta el cansancio: Hoy, mientras algunos intentamos hacer memoria aproximándonos a verdades históricas mediante la revisión y difusión de testimonios indelebles, hay otros que hacen lo imposible por esconder esas mismas realidades debajo de la alfombra que han tejido sus intereses.

 

Así, por ejemplo, leímos un reportaje especial del año 2009 de Globovisión, publicado en Notitarde, que han seguido difundiendo año tras año, cuyo primer párrafo fue el siguiente: “Días difíciles los que rodearon el 11 de abril del año 2002. Hermanos en bandos contrarios defendiendo sus ideales a través de la violencia. Unos exigían la salida del Presidente de la República, Hugo Chávez, mientras que otros se manifestaban a favor de su permanencia. El resultado fue fatal”. Es decir, según este planteamiento, la tragedia de ese día se debió a una confrontación violenta entre grupos sociales ideológicamente opuestos. No hubo plan conspirativo, sólo una lucha fratricida.

 

Puente Llaguno. Ciudad VLC
Muchas personas y medios de comunicación, siguen insistiendo que desde Puente Llaguno le dispararon a una marcha pacífica, cuando los videos demuestran otra cosa.

Descartada la conspiración -dirán los redactores de esas líneas- debe inferirse que los canales comerciales de TV y la gran prensa no tuvieron responsabilidad alguna en aquellos hechos y sólo cumplieron con su deber de informar; que los francotiradores ubicados estratégicamente en las azoteas de varias edificaciones pertenecían a uno de los bandos enfrentados y no obedecían órdenes superiores; que las arengas a la multitud opositora para que desviara el curso de su marcha hacia el palacio presidencial fue sólo producto de la impetuosidad de sus dirigentes, en fin…

 

Sin embargo, y como dice el refrán: “la lengua es el castigo del cuerpo”, desde que se produjera la detención del presidente hasta pocos momentos antes de su retorno, muchos de los protagonistas de los eventos que sucedieron el 11-A, mientras se suponían triunfadores, divulgaron “los pormenores de su hazaña”.

 

Guaicaipuro Lameda ordenando desviar la marcha para Miraflores.

En la madrugada del 12, Venevisión difundió unas entrevistas que hizo Ibéyise Pacheco a los militares que constituirían el Alto Mando Militar del breve y frustrado gobierno de Pedro Carmona Estanga. El Vicealmirante Héctor Ramírez Pérez dijo, entre tantas cosas: “…afortunadamente tenemos una gran, una gran arma que son los medios de comunicación. Sí, ustedes. El pueblo venezolano vio hoy, el Ejército ni la Fuerza Armada hizo un disparo. Todo esto fue una… nuestras armas fueron los medios de comunicación. Y quiero aprovechar para felicitarlos a todos ustedes porque ustedes han sido los grandes protagonistas también de esto que está aconteciendo”.

 

Sindicatos, iglesia y empresariado, tres elementos claves durante el golpe de Estado de 2002.

 

Al día siguiente, a través del mismo canal (sin dudas, el que llevó la batuta en la “coordinación mediática opositora”), en el programa que conducía Napoleón Bravo fueron presentados Leopoldo López, Guaicaipuro Lameda, Molina Tamayo y Víctor Manuel García (Encuestadora CECA), entre otros, y divulgaron la participación de esta estación en todo un plan que se había iniciado en septiembre de 2001, el rol principalísimo que habrían jugado Bravo y su esposa, Ángela Zago, y el papel que correspondió desempeñar a cada uno de sus invitados en “la gesta heroica del 11-A”.

Desde el Opináculo. Ciudad VLC
Tristemente reconocido por su frase: “Buenos días Venezuela, tenemos nuevo presidente”, Napoleón Bravo fue uno de los periodistas que más influyó en la manipulación durante el 11 de abril y días subsiguientes.

Igualmente, de los archivos de los diarios nacionales dimanan un sinnúmero de testimonios que, por cierto, posibilitaron la elaboración y publicación del libro “Los documentos del golpe”, editado por la Fundación Defensoría del Pueblo, el cual resume el “trabajo periodístico” previo y posterior al derrocamiento de Chávez, reproduciendo los recortes más significativos de los principales periódicos.

 

Adicionalmente, productores audiovisuales elaboraron materiales que demuestran con suficiencia cómo se desencadenaron los acontecimientos, cuándo y dónde ocurrieron, cuál fue la actitud de muchos que aún en la actualidad siguen evadiendo responsabilidades.

 

Asimismo, al cabo de semanas o meses, testigos de excepción, como Otto Neustaldt, corresponsal de CNN, revelaron detalles de los episodios que pudieron presenciar.

 

TE PUEDE INTERESAR: PROTEGER AL PUEBLO ES LA ESENCIA DEL LEGADO DE CHÁVEZ

 

Pues bien, la sumatoria de todas las imágenes, sonidos, videos y textos que se grabaron e imprimieron durante 2001 y 2002 nos aproximan al escenario, al guión, al elenco y a la producción de una obra de suspenso y terror que, lamentablemente, los venezolanos padecimos fuera de teatros y salas de cine.

 

A pesar de todo, y de tantas pruebas que señalan responsables y sus modus operandi, aún hay quienes se aferran a las sentencias que propagaron los medios de comunicación hace 16 años: ocurrió un vacío de poder, no hubo golpe de estado; los “pistoleros de Llaguno” dispararon contra la marcha pacífica e indefensa, asesinaron a 19 personas e hirieron a más de 150, y Chávez renunció. Pareciera que todavía no aceptan el 13-A y sueñan con revivir las fuerzas que les unieron antes.

 

portadas 12 de abril de 2002. Ciudad VLC
Medios de comunicación fueron claves en imponer matrices de opinión falsas, que mucha gente hoy en día aún cree.

Probablemente de nada les sirva conocer estas palabras que, a propósito de la muerte de Jorge Eliécer Gaitán, publicó Miguel Otero Silva en el diario El Nacional, el miércoles 5 de mayo de 1948: “Los grandes laboratorios de noticias, no destinados a reseñar lo que sucede en el mundo sino a aderezar los acontecimientos de acuerdo con la conveniencia de poderosos intereses económicos, son expertos en mentiras de colosales dimensiones. Ellos suelen convertir los patriotas en filibusteros, transformar los dirigentes obreros en terroristas, trocar los usureros en filántropos y transmutar los instigadores en humanistas”.

 

 

LEA TAMBIÉN: ASESINATO SELECTIVO, “PATRÓN SALVAJE” DE LA ULTRADERECHA VENEZOLANA

 

Síguenos en twitter: @CiudadVLC / en facebook: @CiudadValenciadiario / portal web: www.ciudadvalencia.com.ve

 

 

LUIS SALVADOR FEO LA CRUZ P.

@luissalvadorfeo

feolacruz@gmail.com

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here