Este jueves 31 de mayo, a las 10 am, en las instalaciones del Museo de la Cultura de Valencia, se desarrolló una amena tertulia en torno a la obra magna del poeta italiano Dante Alighieri, en el marco de la muestra pictórica “Dante y La Divina Comedia”, que está abierta actualmente al público en los espacios del museo y en la cual intervienen artistas plásticos de la región y estudiantes de la Academia Giovanni Battista Scalabrini.

 

Como ya es sabido, desde el pasado viernes 27 de abril, gracias al apoyo de la Secretaría de Cultura de la Gobernación de Carabobo, se inauguró esta muestra donde discípulos del maestro Francesco Santoro asumieron el reto de recrear ilustraciones clásicas de la Divina Comedia y rendir así homenaje a los tercetos inmortales creados por el Dante para narrar su viaje imaginario, junto al poeta latino Virgilio, a través del Infierno, el Purgatorio y el Paraíso, hace ya más de 700 años.

 

comedia-dante-museo de la cultura

 

Pues bien, en este marco propicio, el Lic. Argenis Agudo, actual director de Patrimonio Cultural e Histórico de la Secretaría de Cultura carabobeña, y coordinador, a su vez, de este encuentro, hizo las presentaciones a nombre de la Secretaría de Cultura, destacando la naturaleza de este acercamiento múltiple a la obra del Dante como uno de los tantos complementos que se tienen planeados para esta muestra pictórica con que se le rinde actualmente homenaje al poeta florentino.

 

comedia-dante-museo de la cultura

 

Agudo destacó entonces la presencia en el panel de cuatro intelectuales de la región, como lo son el poeta y profesor universitario Reynaldo Pérez Só, el ensayista y médico psiquiatra Pedro Tellez, el también ensayista y docente José Carlos de Nóbrega, y el cuentista Ramón Núñez, quienes habrían de abordar la Divina Comedia desde tres perspectivas, a saber: la de sus ilustradores en diferentes épocas, la de sus traductores a distintas lenguas, además de la particular manera en que el gran escritor argentino Jorge Luis Borges asumió la lectura personal de “La Comedia”.

 

 

 Jorge Luis Borges y “La Comedia”

Correspondió a Ramón Núñez iniciar las reflexiones destacando cómo contaba el gran Jorge Luis Borges su descubrimiento de la obra inmortal del Dante, allá por 1936, cuando se iniciaba él como empleado en una modesta librería pública de las afueras de Buenos Aires.

 

Asumió Borges entonces el reto personal de leer verso a verso la obra, la cual llamaba en particular “La Comedia”, al paso del lento del tranvía que lo llevaba al trabajo, en una edición bilingüe inglés-italiano, que le permitió hacer aquel mismo viaje de Virgilio y el Dante por el inframundo, descubriendo, al mismo tiempo, la posibilidad cierta que tenemos los hablantes de lengua castellana de disfrutar con mucho provecho los versos originales del Dante en toscano, gracias a la cercanía fraternal entre el castellano y el italiano.

 

comedia-dante-museo de la cultura

 

Por otra parte, Núñez destacó cómo el gran escritor argentino tiene esa facultad de inspirar a sus propios lectores la lectura de otros autores, lo cual le sucedió a Núñez precisamente con La Divina Comedia tras leer el ensayo borgiano incluido en el libro “Siete noches”, un impulso a su vez para buscar sin cesar, en las librerías callejeras de libros usados, un ejemplar de La Comedia en idioma original, lo que pudo lograr por fin un día aquí en Valencia, en un viejo ventorrillo de la calle Farriar con Av. Cedeño, hoy desaparecido.

 

LEE TAMBIÉN: CENTENARIO DE ANA ENRIQUETA TERÁN EN EL MUVA ENTRE MÚSICA Y POEMAS

 

Asimismo destacó Núñez esa recomendación de Borges de disfrutar La Comedia, en un primer acercamiento, con mirada ingenua, sin atender entonces a tantos eruditos comentarios que se han venido sumando con los años, sino dejarlos para después, y disfrutar ante todo de la narración, de ese viaje de dos amigos y sus reflexiones paso a paso rumbo al más allá.

 

 

Los ilustradores sumándose en el tiempo

Pedro Tellez, por su parte, inició su participación destacando que justamente este 31 de mayo podríamos haber estado celebrando el cumpleaños 753 del Dante, aunque hay controversias sobre si este es el día exacto o el 29; y por otra parte que en el 2021 se estarán celebrando los 700 años de la muerte del poeta.

 

Aparte de esto, Tellez asumió el acercamiento a la Divina Comedia desde la particular interpretación de las imágenes dantescas que fueron aportando con el paso de los siglos ilustradores de la categoría del Giotto, cuyo estilo medieval se concentró, como muchos contemporáneos del Dante, no en recrear las aterrantes imágenes del infierno o del purgatorio, sino en reproducir el probable retrato del genio florentino; así como lo hiciera también hacia el Renacimiento Sandro Botticelli, quien propuso un perfil del Dante de nariz aguileña y vistiendo túnica y capucha; retrato con el que más se le identifica.

 

comedia-dante-museo de la cultura

 

Asimismo, Tellez destacó que el mayor auge de la ilustración de imágenes famosas de la Divina Comedia se debió a artistas afines al Romanticismo como el inglés William Blake (siglo XVIII) y como el francés Gustave Doré  (siglo XIX), cuyos grabados han pasado a ser clásicos también por su relación con El Quijote.  Ya en el siglo XX, el genio surrealista del español Salvador Dalí también contribuiría a ilustrar las alusiones subconscientes del genio dantesco.

 

 

Por una lectura de los tercetos del Dante en toscano

El poeta Reynaldo Pérez Só, unos de los escritores y talleristas más destacados del siglo XX venezolano, políglota, traductor y cofundador de la influyente revista “Poesía” de la Universidad de Carabobo,  además de cuentista galardonado por el diario El Nacional en 1999, basó sus reflexiones sobre La Divina Comedia, precisamente, en esas tentativas, tantas veces fallidas, de verter a otro idioma la potencia expresiva de ese dialecto italiano en el que escribió el Dante, y que a partir de él se generalizó como lengua de cultura universal y como sello de unidad del pueblo italiano.

 

comedia-dante-museo de la cultura

Por otra parte, se recordó Pérez Só en Francia, en una de sus etapas de formación, ensayando también ese método bilingüe de lectura borgiana, solo que él lo hizo en una edición franco-toscana, pero que asimismo le permitió entender que no hay placer que se iguale al privilegio de poder disfrutar de una obra literaria en su idioma original; aunque reconociendo, llegado el momento de la interacción con el público asistente a la tertulia, que bien vale la pena disfrutar de La Divina Comedia, aunque sea en una traducción modesta, ya que de seguro el genio del Dante nos tocará e inspirará, a pesar de todo.

 

 

Dos traducciones castellanas de La Divina Comedia

José Carlos de Nóbrega aportó asimismo comentarios en lo relativo a las traducciones de La Divina Comedia, pero concentrándose esta vez en dos particulares tentativas en lengua castellana, la primera responsabilidad del historiador y crítico literario de origen italiano Edoardo Crema (1892-1974).

 

Crema fue un intelectual de amplia trayectoria educativa en Venezuela, vinculado tanto a nuestra Universidad Central, como al Instituto Universitario Pedagógico de Caracas, y quien se aventuró con una traducción de La Divina Comedia en prosa, pero no total, sino en formato de antología, editada por la UCV en 1966, la cual puede entenderse más como una obra de valor divulgativo que estético, pensada para ganar jóvenes lectores, dentro del ámbito universitario, para una de las cumbres de la literatura universal en ocasión del natalicio 700 de su autor.

 

comedia-dante-museo de la cultura

La segunda de las traducciones comentadas por De Nóbrega fue la del ensayista y traductor español Ángel Crespo, quien se afanó con una traducción en verso por la que fue elogiado en su país natal y hasta galardonado en Italia; Crespo publicó su traducción del Infierno en 1973, la del Purgatorio en 1976 y la del Paraíso en 1977.

 

Estas traducciones dieron paso en esta tertulia a comentarios sobre la pertinencia de ese dicho (de origen italiano, por cierto): “Traduttore, traditore!” (¡Traductor, traidor!), en el entendido de que es imposible alcanzar la misma calidad del verso de Dante en toscano, aunque se trate de una lengua tan próxima al italiano como la castellana; por lo cual los resultados suelen ser tan forzados en significados y en rimas que en lugar de ganar lectores para Dante, se les ahuyenta.

 

Este ameno encuentro, que contó con una asistencia muy estimulante de público, concluyó con la intervención espontánea de los asistentes, entre quienes se encontraban algunos de los artistas que actualmente participan en la muestra pictórica colectiva en honor a la Divina Comedia, y quienes agradecieron en particular esta oportunidad de adentrarse de otra manera en las múltiples posibilidades de significación de la obra del genio florentino.

 

comedia-dante-museo de la cultura

 

 

Ciudad VLC / Dame Letra / Fotos Cortesía

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here