Wikileaks filtró lo que se pretendía hacer con el informe de la OPAQ en Siria, son cuatro documentos de dicha Organización relacionados con la investigación del supuesto ataque químico en la ciudad de Duma, en abril de 2018, del cual se habría ordenado la eliminación.

Uno de los documentos filtrados incluye un correo electrónico del jefe de gabinete del Director General de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), Sébastien Braha, en el que exige que el informe elaborado por ingenieros de la organización debe ser eliminado del archivo seguro. 

Según WikiLeaks, Braha habría pedido eliminar «todos los rastros» del documento que contradice el informe final del organismo sobre lo que pasó en Duma.

Además, el sitio informativo asegura que el documento genera preguntas sobre la existencia de una presión política por parte de Estados Unidos (EEUU), Reino Unido (UK) y Francia.

Otro documento, elaborado con base en los resultados de la reunión de los miembros de la OPAQ con varios toxicólogos —todos especialistas en armas químicas— que tuvo lugar el 6 de junio de 2018, revela que los síntomas que presentaron las supuestas víctimas del ataque en Duma «fueron inconsistentes con la exposición a cloro y no se pudo identificar ningún otro producto químico que fuera causa de los síntomas». 

«Esto demuestra que EEUU y otros países occidentales han llevado a cabo una campaña extensa para obligar a este organismo teóricamente independiente a aceptar sus tesis sobre un ataque químico en Siria», Comentó a RT Yusuf Fernández, secretario de la Federación Musulmana de España.

¿Qué originó el informe de la OPAQ en Siria?

Tras la recuperación de Duma por las fuerzas gubernamentales sirias de manos de miembros del Estado Islámico (EI), los Cascos Blancos denunciaron más de 40 muertes a causa de un ataque químico con «gas tóxico».

el informe de la OPAQ en Siria

Inmediatamente, Occidente responsabilizó a Al Assad del «ataque químico» sin una seria investigación previa de lo acorrido.

En respuesta, en la madrugada del 14 de abril EEUU, UK y Francia realizaron un ataque múltiple con misiles de crucero contra el territorio de Siria, sin aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU.

En su informe final sobre el ataque del 7 de abril en Duma, publicado en marzo de este año, la OPAQ descartó el uso de sarín en dicho ataque.

De igual forma, sí estableció que hubo un ataque con una sustancia tóxica y que el químico utilizado «contenía cloro reactivo» y «probablemente era cloro molecular».

En este sentido, el organismo afirmó que el cloro reactivo «posiblemente» estaba en dos cilindros industriales y sugirió que los mismos fueron lanzados desde el aire, ya que en el techo de los edificios en los que los hallaron había aperturas consistentes con la forma de los recipientes.

El informe de la OPAQ en Siria

El informe citó a los «expertos» externos sin especificar sus nombres, ni entidades con las que estaban vinculados y no incluyó datos de otro informe, que fue fruto de la investigación de los ingenieros de la propia OPAQ y que genera más preguntas sobre las conclusiones oficiales.

¿Qué determinó el informe?

Según el informe de los ingenieros de la OPAQ, «existe una mayor probabilidad» de que dichos cilindros de gas «fueron colocados manualmente en aquellas dos ubicaciones en lugar de ser arrojados desde aeronaves». 

Lo cual implica, que si bien a diferencia del Gobierno sirio los milicianos no tenían su propia aviación para poder lanzar los cilindros por el aire, no se puede descartar que los podían colocar de manera manual.

«Las dimensiones, características y el aspecto de los cilindros y del entorno de los incidentes fueron inconsistentes con lo que habría que esperar en el caso de que cualquiera de los cilindros hubiera sido arrojado desde una aeronave», concluyeron los ingenieros.

¿Qué pasa en la OPAQ?

El académico británico Piers Robinson, miembro del Grupo de Trabajo sobre Siria, Propaganda y Medios, comentó que la OPAQ no desmintió la veracidad de este documento, pero en vez de hacer uso del informe interno de sus ingenieros, por alguna razón en la versión final incluyó resultados de análisis de «organizaciones oscuras, sin nombres, anónimas», lo que genera preguntas sobre quién está exactamente detrás de las conclusiones publicadas.

Robinson se preguntó «qué tipo de presión política podrían haber ejercido sobre la OPAQ» desde Francia, UK y EEUU para acallar un informe interno y recurrir a los esfuerzos de investigadores externos.

Ciudad VLC / Tomado de Actualidad RT.

1 Comentario

Deja un comentario