Existen infinidad de tamaños y formas de los penes, y una de ellas es el pene curvo.
Hay dos razones principales por las que un pene puede curvarse, porque un hombre padezca el Síndrome de Peyronie o por incurvación congénita.

 

La enfermedad de Peyronie es un problema que debe ser diagnosticado por un urólogo y que puede provocar dolor, infertilidad e incluso empequeñecimiento del pene.

 

Los casos de penes «gancho» por incurvación genética son mucho más habituales, y no suponen ningún problema de salud para los hombres que lo tienen. De hecho, los penes curvos son muy habituales, más comunes de lo que crees.

 

QUIZÁS TE INTERESE: SEPA CUÁLES SON LOS 5 GRANDES BENEFICIOS DEL SEMEN

 

La razón de la curvatura por incurvación genética es que los cuerpos cavernosos del pene crecen más que la uretra, de forma que al erectarse, el pene se dobla. No es una enfermedad, no provoca disfunción eréctil ni cambia el tamaño del pene.

 

Ese es mi gancho, dirán algunos…

Aunque a algunos hombres les puede ocasionar problemas tener el pene curvo, en general la mayoría de ellos se sienten satisfechos con su «pene gancho».

 

Los principales problemas que los hombres con penes curvos tienen es que pueden sentir dolor en algunas posturas sexuales, así como ocasionar dolor a su pareja en la penetración. además, algunos hombres con pene curvo pueden tener problemas psicológicos y de autoestima debido a esto, sobre todo si no cuentan con la información adecuada sobre las ventajas y desventajas del pene curvo.

 

En realidad, aunque el pene curvo puede ser molesto en algunas posturas sexuales, puede ser un gran aliado de la pareja, si se sabe aprovechar. Y es que el pene curvo puede ayudar a estimular el punto G femenino (o el masculino) de formas insospechadas.

 

De hecho, hay posiciones sexuales que ayudan a mejorar la estimulación según la forma de la curvatura del pene. ¡Toma nota pues!

 

Pene Curvo, Síndrome de Peyronie
Hombres con pene curvo pueden utilizar sus ventajas…

 

Hacia los lados

La mejor postura para un pene gancho ladeado es la cucharita, ya que la posición del pene en la penetración es mucho más natural que en otras posturas, permitiendo un mayor placer y menos molestias.

 

LEER MÁS: EL BESO BLANCO LLEGÓ PARA REVOLUCIONAR EL SEXO

 

La tijera es perfecta para penes curvos ladeados. También puedes optar por cualquier variante de las posiciones laterales, como las tijeras o la postura de lado a lado.

 

Ambos de lado, mirándose uno frente al otro, es una buena manera de evitar molestias que pueden ocasionar el pene curvo ladeado.

 

Hacia arriba

La conocida postura del misionero es una de las mejores para penes curvos hacia arriba
las posturas como el misionero o el pirata son perfectas para estimular el punto G femenino si el hombre tiene el pene curvo hacia arriba.

La postura del pirata permite profundizar en los casos de pene curvado hacia arriba.

 

AÚN MÁS: LA MAESTRA DE PREESCOLAR ME EXCITÓ

 

Además, cualquier variante de posiciones de pie serán fantásticas para que el pene penetre estimulando las zonas erógenas femeninas sin molestias, siempre y cuando sean de frente a frente.

 

Hacia abajo

Por su parte, las posturas «tipo perrito» permiten estimular el punto G femenino, al hacerse mucho más fácil y placentera la penetración.

 

Así que ya sabes, si tú o tu pareja tienen el pene curvo, no se preocupen, que siempre el sexo halla una solución para todo.

 

 

Zona Clímax/Ciudad VLC

1 Comentario

Deja un comentario