Lava Jato

The Intercept Brasil ha recibido de una fuente anónima un conjunto de archivos y conversaciones de los fiscales de la Operación Lava Jato, ampliamente reconocida por ser la estrategia político-judicial que derribó al Partido de los Trabajadores del poder político en Brasil y con la que se encarceló (ilegalmente) al ex presidente Lula.

 

Aunque sus ejecutores en primera línea, como el ahora Ministro de Justicia, Sergio Moro, y el fiscal principal del Lava Jato, Deltan Dallagnon, defendieron esta causa judicial como «independiente» y sin «motivaciones políticas», la filtración de The Incercept apunta a todo lo contrario.

 

Evitar que el PT ganara 

Según la información obtenida, «los fiscales (…) dijeron explícitamente que su motivo para detener la entrevista de Lula era evitar que el PT ganara. Una de las fiscales, Laura Tessler, exclamó al enterarse de la decisión: «¡Qué broma!». Y luego explicó la urgencia de prevenir o socavar la decisión.

 

Tessler afirmó en sus conversaciones por Telegram que «una conferencia de prensa antes de la segunda ronda de votación podría ayudar a elegir a Haddad».

 

Esta conspiración se dio a raíz de que, según reseña The Intercept, «un juez de la Corte Suprema concedió una petición del periódico más grande del país, Folha de São Paulo, para entrevistar a Lula, quien estaba en prisión por cargos de corrupción», presentados por los fiscales de Lava Jato.

 

 

Según la filtración, la decisión de la Corte Suprema hizo que cundiera el «pánico entre ellos».

 

 

Escándalo político más importante de la historia contemporánea de Brasil

Comenta The Intercept que «en repetidas ocasiones se preocuparon de que la entrevista, que se realizaría tan cerca de la primera ronda de votación, ayudaría a que el PT de Haddad ganara las elecciones presidenciales.

 

Basados ​​explícitamente en ese temor, los fiscales (…) pasaron el día trabajando arduamente para desarrollar estrategias para anular el fallo, demorar la entrevista de Lula hasta después de la elección o asegurarse de que estuviera estructurado para minimizar su impacto político y su capacidad de ayudar».

 

Esta filtración ha causado revuelo mundial, ya que podría tratarse del escándalo político más importante de la historia contemporánea de Brasil.

El rol de los fiscales como actores políticos, operando coordinadamente para favorecer la candidatura de Jair Bolsonaro, nos indica que la «corrupción» nunca fue la verdadera preocupación del aparato judicial brasileño. Era Lula y su casi asegurado retorno al poder en 2018 si se le hubiera dejado presentarse en las elecciones.

 

 

 

NO DEJES DE LEER: PARTIDO DE MACRI VUELVE A PERDER EN ELECCIONES PROVINCIALES

 

 

 

Ciudad VLC/Misión Verdad 

5 Comentarios

Deja un comentario