BARCA DE PAPEL [1]: Viaje por el país de las máquinas, libro de Enrique Bernardo Núñez, es la primera entrega de esta sección quincenal de crítica literaria del diario Ciudad Valencia. Nos proponemos la promoción de la lectura en el estado Carabobo, muy a pesar del estado deplorable de las bibliotecas públicas en general y el cierre de las cátedras de literatura en la Universidad. JCDN. 

Portada del libro de viajes de Enrique Bernardo Núñez

Viaje por el país de las máquinas, Enrique Bernardo Núñez, Editorial Ayacucho, 2017, Prólogo y curaduría de Alejandro Bruzual.

Recientemente, bajo la curaduría del fabuloso ensayista Alejandro Bruzual [y de ñapa, uno de sus mejores amigos hoy], nuestro Enrique Bernardo Núñez nos obsequió su maravillosa compilación de crónicas “Viaje por el país de las máquinas” (1954; Biblioteca Ayacucho, 2017). Este título no es menor en la bibliografía directa del autor, sino que complementa y enriquece su portentosa empresa poligráfica presidida por las novelas “Cubagua” y “La Galera de Tiberio”.

LEE ESTE PRÓLOGO DE “CUBAGUA” DE ENRIQUE BERNARDO NÚÑEZ POR ALEJANDRO BRUZUAL

Este libro de viajes se emparenta con los de Miranda y, por ejemplo, con “Alegría y llanto de Europa” (1947) de su coetáneo Neptalí Noguera Mora, en tanto muestras excepcionales del género. La vinculación de la crónica periodística y el ensayo, tomando como pretexto dos incursiones o periplos a los Estados Unidos (1937-1938 y 1941-1942), le permitió a Núñez especular ensayística e históricamente sobre Venezuela [la periferia] desde el Centro o Nuevo Imperio consolidado.

Contraportada del libro reseñado de Enrique Bernardo Núñez

Como se sabe, el polígrafo carabobeño –sin ser marxista- fue un crítico demoledor del neo-colonialismo y la subsecuente conformación de nuestra República Petrolera harto viciada bajo su influjo pernicioso [para beneplácito y lucro transnacional]. La tipología del businessman comulga entre el azote político, la crítica sociológica a la alienación y el terrorismo estético: “Los renegados hacen lo posible para asemejarse a sus patrones, para ser el tipo del businessman, a quien adoran y reverencian”. El elogio auténtico y demócrata a Lincoln no desentona con “El coordinador”, la crónica sarcástica y rabiosa de su entrevista con Mr. Rockefeller: “Pero no obstante ese deseo de sinceridad nada o muy poco quiere oír de la riqueza petrolera en relación con el atraso del país, ni de las grandes ganancias de las compañías [transnacionales, agregado nuestro] (…), en contraste con nuestra precaria economía”.

No sólo apela al diálogo confrontado,  paisajístico y político-social, sino en especial el atinente a lo cultural. Por ejemplo, visitar en Baltimore la tumba de Edgar Allan Poe no sólo implicó ensayar sobre su obra a través del poema “El Cuervo”, sino también remitir a los lectores venezolanos una atenta reconsideración de la obra literaria de uno de sus más brillantes traductores, Juan Antonio Pérez Bonalde: “Poe es para los venezolanos Pérez Bonalde (…) En un principio la poesía de Pérez Bonalde llega a causar casi disgusto. Después se creería encontrar en ella algo así como un eco de nosotros mismos. Sin embargo, es necesario transformar el negro avechucho en pájaro luminoso”.

El polígrafo carabobeño Enrique Bernardo Núñez

Recomendamos una extraordinaria crónica de Chicago que se cuela por vía de la reseña literaria al libro City of the big shoulders del poeta Carl Sandburg: “De este modo Sandburg al describir a Chicago, describe también todas esas aglomeraciones humanas que llaman ciudades, las más grandes y más pequeñas” El poeta Luis Alberto Angulo, unos cuantos años después, nos la describe a su manera: “a mi izquierda está Chicago / extendiéndose como otro lago / sobre la planicie de Illinois”. ¿Acaso esta ciudad de los vientos nos retrotrae a Valencia con su lago degradado y su desolación por superar?

LEE TAMBIÉN LA BIOGRAFÍA PORTÁTIL DE LA POETISA ANA ENRIQUETA TERÁN

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here