De enigmática mirada, larga cabellera negra y bella figura, Mata Hari ha sido objeto de admiración y controversia. Hoy 13 de febrero 2018 se conmemoran 101 de la captura de la, quizás, espía más famosa de la historia. ¿Pero qué hay detrás de la ya legendaria agente holandesa? Muchos pretenden revelar a la exótica bailarina que se paseó por les capitales europeas a principios del siglo XX, pero el misterio de su vida y el secreto de su muerte, frente a un pelotón de fusilamiento acusada de espionaje, aun hoy es tema de fabulas y teorías.

Margaretha Geertruida Zelle nació Leeuwarden, localidad de los Países Bajos (Holanda) en agosto de 1876, hija mayor de un modesto sombrerero. Huérfana de madre a temprana edad, la joven vivió parte de su adolescencia con parientes y fue educada para ser maestra. Desde joven destacó por su exótica belleza y por sus ansias de atención. Deseaba siempre ser el centro de interés y de las miradas.

La misteriosa mirada de Mata Hari
La misteriosa mirada de Mata Hari

A los 18 años respondió a un anuncio en la prensa del capitán Rudolf MacLeod (1856-1928), un hombre 20 años mayor que ella que solicitaba esposa. Ambos se conocieron en marzo de 1895 y posteriormente se casaron en Ámsterdam en julio de ese mismo año.

Destinado a la isla de java (Indias Orientales holandesas) el capitán MacLeod se trasladó allí con su joven esposa. Aun cuando tuvieron 2 hijos (Norman nacería en 1897 y Louise en 1898) el matrimonio nunca fue feliz. El pequeño Norman falleció en 1899, lo que contribuyó a distanciar más a la pareja.

Sus exóticos bailes conmocionaron las capitales europeas
Sus exóticos bailes conmocionaron las capitales europeas

De vuelta a Europa, los esposos se separaron legalmente en 1902, entre acusaciones mutuas: Margaretha imputaba a Rudolf de maltrato y de ser alcohólico, y este a su vez la señalaba por conducta disoluta. Los señalamientos de Rudolf tenían como base los bailes y danzas aprendidos por su esposa en las Indias Orientales holandesas. El divorcio definitivo sería en 1906, y MacLeod retendría la custodia de la pequeña Louise.

Sin tener el sostén de una pareja masculina, pero joven y bella, Margaretha se reinventó a sí misma como la bailarina exótica y princesa hindu Mata Hari (“pupila de la aurora” en indonesio). Aquellos bailes que había asimilado durante su permanecía en las indias, unido a su particular belleza, se convirtieron en su nueva personalidad.

Su mirada hipnótica, sus contorsiones sensuales y misteriosas, y un cuerpo hermoso prácticamente desnudo (a excepción de los senos), pronto hicieron de Mata Hari en una de las principales y más originales atracciones de la Europa de principios del siglo XX. Recorrió las principales capitales del Viejo Mundo, en las que fue protegida y amante de políticos, hombres de fortuna y militares.

DE TU INTERÉS: 201 AÑOS DEL NATALICIO DEL GENERAL DEL PUEBLO SOBERANO

Pero en 1914, encontrándose en Alemania, estalla la Primera Guerra Mundial (1914 – 1918). Requerida por militares Alemanes para que espié a favor del Reich alemán, acepta a cambio de ciertas sumas de dinero. De regreso a Francia, se ofrece para trabajar con el espionaje francés.

Según parece, ambos bandos recibieron información de la particular espía. Pero las pesquisas de la holandesa se limitaban a nombres de jefes, unidades y batallones en el frente de guerra. Dichas indagaciones las obtenía en conversaciones con sus numerosos admiradores y amantes, tanto políticos como militares. En general, nada trascendente o que incidiera en el desarrollo de la guerra.

Mata Hari se presentaba como una princesa hindú. Sus sensuales y exóticos bailes la convirtieron en objeto de todas las miradas
Mata Hari se presentaba como una princesa hindú. Sus sensuales y exóticos bailes la convirtieron en objeto de todas las miradas

Pero, si fue entonces una doble agente, ¿Para quienes fue su lealtad? Ella llegó a decir que su adhesión era para los Aliados, pero lo cierto es que los franceses nunca confiaron en ella. Arrestada el 13 de febrero de 1917, fue acusada de espiar para los alemanes. Luego de un muy publicitado juicio, sin pruebas claras y lleno de vaguedades, la bailarina exótica se convirtió en el chivo expiatorio de las derrotas Aliadas: las victorias Alemanas en el frente occidental no se debían a la incompetencia de los militares británicos y franceses, sino a la información suministrada por Mata Hari. Todo el peso de la opinión pública cayó sobre ella. Declarada culpable, fue condenada a muerte.

Evidentemente, las derrotas Aliadas durante la etapa inicial de la Primera Guerra Mundial no fueron responsabilidad de la bailarina. Pero así se les hizo ver en esa época y los pormenores del juicio, lleno de supuestos y divagaciones, contribuyen a alimentar la hipótesis de que falsa princesa hindú fue víctima de una confabulación para distraer a la prensa y a las masas del descalabro de las fuerzas Aliadas.

Mata-Hari
Mata-Hari

Como sea, mantuvo su inocencia y el 15 de octubre de 1917, cuando compareció ante el pelotón de fusilamiento, se encontraba extrañamente serena y calmada. Se negó a que le taparan la cara o le vendaran los ojos y miró sin rencor a los 12 soldados que le dispararon. Antes de que abrieran fuego, se despidió con un beso distante.

DE TU INTERÉS: EL MUNDO SEGÚN MACRI, O LA POLÍTICA COMO SI FUERA UN JUEGO DE FÚTBOL

¿Doble agente? ¿Princesa hindú? ¿Cuánto hubo de verdad y cuanto de fantasía en la vida y la muerte de Mata Hari? Más de 100 años después el misterio continua, casi tan inescrutable como el enigma de su mirada.

 

JV Castillo – Ciudad VLC/Con información elmundo.es, bbcmundo.com, y es.wikipedia.org

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here