Nueva serie en diario Ciudad Valencia se refiere al lanzamiento de la Serie semanal “Clásicos Venezolanos” a partir de la primera semana de septiembre de 2018. Constará de notas críticas a cien libros fundamentales publicados en Venezuela. JCDN. 

Revisando recientemente internet, descubrimos una lista de 100 libros venezolanos imprescindibles según la Fundación Centro de Investigación y Estudios de la Venezolanidad (CIEV), esto es un Canon -no sabemos si absoluto o provisional- de nuestra literatura, bien sea artística, documental o académica.

VE LA LISTA “100 LIBROS IMPRESCINDIBLES DE AUTORES VENEZOLANOS” DEL CIEV

Al punto, nos acordamos de la Serie 50 Imprescindibles publicada en el Papel Literario del diario El Nacional, con la curaduría de Jesús Sanoja Hernández, entre 1989 y 1990. Esta empresa periodística fue recogida en el libro homónimo por la Fundación para la Cultura Urbana en Caracas. Dadas las coincidencias y los desacuerdos entre ambos listados, se nos ocurrió publicar el nuestro –eso sí, comentado- bajo el título “Clásicos Venezolanos”, con el formato de un seriado semanal en el diario Ciudad Valencia.

LEE ESTA RESEÑA SOBRE 50 IMPRESCINDIBLES DE JESÚS SANOJA HERNÁNDEZ

Plantearse esta iniciativa revisitada, implica responder de manera personal la interrogante “¿Para qué sirve la literatura?” No nos mueve crear un mausoleo de libros polvorientos ni un impertinente canon atinente a Venezuela. Se trata más bien de encontrarnos a nosotros mismos en la literatura viva del país. Esto es Comprensión de Venezuela, tal como titula y nos lo conversa Don Mariano Picón Salas.

Comprensión de Venezuela, libro de Mariano Picón Salas

El seriado, por supuesto, es otra quijotada más como la que aquejó a nuestro Simón Bolívar, fuente tutelar de la auténtica y real Patria. Pero las empresas libertarias, por más descabelladas que parezcan, nos darían una idea más pertinente de la coyuntura que nos acogota. Hurgar en el patrimonio cultural de Venezuela, implica tomar posición rebelde contra el desmadre y el despropósito campantes en la República.

Miranda editado por la Biblioteca Ayacucho

¿Se leen a nuestros clásicos concienzudamente en las calles, escuelas, universidades y –mejor aún- centros de poder municipal, estadal y nacional? ¿Por qué el discurso político venezolano está plagado de los mismos vicios, lugares comunes, artilugios y efectos retóricos de los siglos XIX y XX? Por ejemplo, es notoria la decadencia de las universidades autónomas y privadas, en donde se ha hipotecado la comunidad del conocimiento, la investigación y la extensión cultural a expensas del pragmatismo, la corrupción y la politiquería.

Tomo de la Obra Poética Completa de la bariniteña Enriqueta Arvelo Larriva

La mala y escasa lectura conduce de guisa zombi a los pueblos del redil al matadero: La ignorancia y la indolencia son caldos de cultivo para el desmadre depredador de las naciones. Una ciudad descoyuntada o en estado de descomposición tiene como telón de fondo a las bibliotecas, museos y espacios culturales convertidos en estériles monumentos funerarios.

Dadas las coyunturales coordenadas de la República, sumadas al rigor intelectual y el afán afectivo de rescatarla y gozarla de corazón, nos proponemos conversar con nuestros lectores en torno a nuestros libros capitales y, por qué no, incunables. Desde la literatura indígena y las crónicas de Indias, revisitando sin demagogia la obra de nuestros libertadores, hasta el caos diverso e interesante de nuestros autores contemporáneos. Por tal razón, iniciaremos nuestros comentarios la próxima semana con el citado incunable de Picón Salas: Comprensión de Venezuela.

Contamos no sólo con tu curiosidad lectora sino en especial con tus comentarios, proposiciones e iniciativas para remozar a Venezuela. Eso sí, como si fuese en el jolgorio de una conversación de sobremesa.

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

LEE LA BIOGRAFÍA PORTÁTIL DE REYNALDO PÉREZ SÓ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here