Este domingo 7 de abril, el periodista de CNN Carlos Montero se atrevió a desmentir en su cuenta en la red social Twitter la tesis impulsada por la oposición venezolana según la cual en Venezuela se estaría viviendo un genocidio por parte del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

 

Montero -quien durante todos estos años ha sido un férreo crítico del chavismo siguiendo con la política editorial de CNN- hizo esta aseveración, lo que automáticamente le costó ser crucificado y lapidado por sus seguidores, opositores venezolanos que por años han consumido la ingente cantidad de información y noticias falsas publicadas por esa cadena de noticias.

 

 

«En Venezuela se está dando un genocidio? En serio lo decís? Te respondo: están viviendo una profunda crisis, sin ninguna duda, pero no un genocidio, gracias a Dios», fue el mensaje que publicó Carlos Montero en respuesta a una de sus seguidoras, identificada como Marlene Joseph.

 

NOTICIA RELACIONADA:

Así la agencia AFP desmiente noticias sobre hospitales en Venezuela

 

Vinculado con Telesur ¿Otro Fake?

Inmediatamente, una marea de furibundos antichavistas se abalanzó contra Montero y comenzaron las miles de descalificaciones, insultos y amenazas contra el periodista de CNN, tildándolo de comunista, traidor, vendido y pesetero.

 

Pero entre tantos improperios, salió a la luz una noticia que vendría a justificar el «cambio de postura» de Carlos Montero. Y es que según varias cuentas de Twitter, el comunicador andaría negociando con Telesur la corresponsalía en Estados Unidos a través de su compañía Montero Media.

 

QUIZÁS TE INTERESE: POR ESTA MACABRA RAZÓN LA PERIODISTA AMANDA UMEK FINGIÓ ESTAR DESAPARECIDA

 

Esta noticia, divulgada por la cuenta opositora VVperiodistas -acostumbrada a publicar noticias falsas en las redes- también asegura que Montero estaría negociando la realización de un documental sobre la revolución bolivariana, financiado supuesta por el gobierno de Maduro.

 

Sin embargo, esta información que por supuesto no pudo ser confirmada, se trataría de otro Fake News generado para descalificar a cualquier medio, periodista o personalidad pública que se atreva a hablar bien -aunque sea medianamente, como Montero- del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

 

Como puede verse, el comunicador argentino en ningún momento salió a defender al gobierno del presidente Maduro; simplemente desmintió la tesis del genocidio que varias organizaciones y personeros opositores han tratado de imponer en los medios para justificar una intervención militar escudada como «intervención humanitaria».

 

 

 

Cuentas para destilar odio

Este tipo de cuentas que promueven el odio en Twitter y demás redes sociales se han encargado en los últimos meses de descalificar a diversos medios -como el New York Times, la BBC e incluso la misma CNN- por haberse atrevido a publicar informaciones que desmontaban las mentiras generadas por la oposición, como la quema de los camiones con «ayuda humanitaria» en la frontera con Colombia el pasado 23 de febrero.

 

A estos medios de comunicación por simplemente publicar la verdad los acusaron de haberse vendido al chavismo, de traidores, e incluso que Diosdado Cabello los había comprado.

 

El caso de Carlos Montero probablemente pique y se extienda y termine por ser otro de los personeros de la oposición que resultaron ‘quemados’ por su misma gente. Está a tiempo de arrepentirse.

 

NO DEJES DE LEER: OTRO QUE SE SECÓ: HOSPITALIZAN AL PERIODISTA DE CNN FERNANDO DEL RINCÓN

 

 

Ely Reyes/Ciudad VLC

5 Comentarios

Deja un comentario