PÍLDORAS PARA BIEN SOÑAR

1
201

PÍLDORAS PARA BIEN SOÑAR

Píldoras para bien soñar es un artículo de opinión que por vía del humor, nos invita a reflexionar con una esperanza sonreída. JCDN.

Para los Serrateros, Sabineros y Luthieros del mundo: ¡Uníos!

1.- Circo imperial revisitado. Ok, respetando el parecer ajeno, no me solidarizo con el homenaje que Trump le tributó a Guaidó en el Congreso norteamericano, el cual fue una ópera bufa en si muy menor. Con papelillo discursivo esparcido por la jefa de la cámara de representantes y todo para el Carnaval balurdo en este mundo.

Ahí viene el circo y no es el del Gitano Melquíades de 100 años de soledad. ¡Este despropósito excede el Realismo Mágico del Gabo y lo Real Maravilloso de Carpentier!

2.- ¿El Ben Hur de Charlton Heston sería sionista o republicano? Porque Espartaco era uno de los más grandes anarquistas de la Historia y Kirk Douglas quedó a la altura.

3.- María Alejandra Rendón, madre, docente, luchadora social y poeta.

Recibimos hoy la refrescante visita de María Alejandra, su esposo y su niño, la cual me compuso el día hasta entonces gris y poco propicio.

Amigas como ella, echadas pa’lante lo reconfortan a uno en este mar de dificultades. Fue mi alumna favorita en el postgrado de Literatura venezolana de la UC. Siempre activa, curiosa, vivaz y despierta.

Es una voz poética increíble, plena de sensibilidad, coraje, audacia y también ternura. Qué era de esperar de una estupenda persona como ella, criada en los afectos de una familia maravillosa y un entorno de amistades en común que persisten en la Palabra de Vida que es la Poesía.

LEE ESTOS POEMAS DE MARÍA ALEJANDRA RENDÓN

Su poesía es como ella misma, hermosa, crítica, inmediata sin artificios estílisticos y, mejor aún, solidaria y muy amorosa.

Dios te salve María terráquea, a la que le sobra la Gracia: ese estado sobrenatural que nos trae de vuelta a la vida bien llevada y sobre todo compartida en la fluencia dulce de un panal. ¿No es ella maravillosa?

4.- Valencia-Sulaco. Leyendo una entrevista que el para entonces cronista de Valencia, Doctor Guillermo Mujica Sevilla, le concedió al periodista Daniel Rodríguez, el eminente patólogo valenciano manifestó que era menester un homenaje a María Josefa Zabaleta y Gedler. ¿Quién fue esta señora? ¿Por qué y a cuenta de qué recordarla?

Se trata de una heroína de la independencia que arriesgó su vida para llevarle agua a los enfermos recluidos en lo que es hoy la Casa de La Estrella, durante el asedio realista de 1814 [paralelo al acontecimiento de la degollina de los mantuanos por Boves en una bailanta macabra].

¿La Zabaleta tendrá su nombre en una calle o alguna estatua por allí? Quién sabe. Esto nos recuerda que un familiar de Don Arturo Uslar Pietri, el oficial Juan Uslar, construyó junto a otros patriotas el mal llamado puente Morillo. En este caso, tenemos nuestro puente sobre el río Kwai: ¿Por qué no llamarlo puente Uslar?

Ayer había soñado que en Valencia-Sulaco había Plazas Chino y Nacho, el Guasón post-industrial, Don Juan el Guiado o El Crepúsculo de los chupa-sangre. Quizás en el sur vi la Plaza El Chupa-cabras. Claro está Emilio Lovera sigue esperando la suya para jactarse ante el Conde de El Guácharo que es más bonita que la de Musipan.

Sobran ciertas críticas, pero están muy ausentes propuestas serias para el rescate de nuestra bombardeada ciudad. En especial, las invectivas de los que contribuyeron a su destrucción erigiendo mamotretos como la Torre Da Vinci y el Big Low Center.

Que alguien me lo explique como un niño de siete años. Ah, quizás Genarito pueda ilustrarme porque nosotros los poetas…

5.- La escritura, herramienta de vida. Ha sido un año intenso en mi recuperación de salud física y anímica. Además del Dios de mis padres -y también el mío- y de la solidaria diligencia de mis amigos, sobre todo los que aman a los libros, la literatura ha sido mi salvadora en estos tiempos difíciles.

He logrado sobreponerme a situaciones peliagudas que rondan el despropósito. A cada ráfaga de miseria y mezquindad propias y ajenas, respondo al punto con la lectura de un buen libro, su reseña de mi puño y letra, amén de los cuentos que homenajean a mi entorno afectivo.

La oración, diálogo con Dios y conmigo mismo, es un acto liberador del lenguaje y la lengua. Me resta seguir leyendo y escribiendo para celebrar y apuntalar la Vida junto a los míos.

6.- El Batman que todavía me interesa. No sé si se me cae la cédula, pero ningún Batman desde el de Tim Burton para acá me atrapa. Me parece más válido el de la serie de TV de finales de los 60, la cual tenía un cachondo sentido del humor.

La incompetencia gubernamental de Ciudad Gótica, encarnada en el Comisionado Gordon y el jefe de policía O’Hara: Se la pasaban tomando café en la oficina, apuntalaban los parlamentos absurdos y siempre llegaban tarde a la hora de combatir el crimen.

Los estrambóticos villanos hasta el retortijón entre la comedia y la sátira: César Romero era genial como el guasón y qué decir del extraordinario pingüino de Burguess Mederith o la sensual Gatúvela en sus dos versiones, black and white.

La cantidad de artículos e inventos que cupían en los baticinturones. El acartonamiento de un Batman con sus cauchos de grasa y la histeria adolescente de Robin.

¿Se acuerdan cuando los dos subían cualquier edificio con las bati-sogas y se topaban con ciudadanos anónimos asomados a la ventana? Y, por supuesto, la calidad comic -gráfica y musical- de las golpizas [Pow, sock, cuass, rácata]. Los guionistas y el equipo de la serie, seguramente, pertenecerían al Pop Art y frecuentarían The Factory de Andy Warhol. Disculpen la larga respuesta.

LEE NUESTRA ENTREGA ANTERIOR

José Carlos De Nóbrega / Ciudad VLC

 

1 Comentario

Deja un comentario