Rusia y Estados Unidos discuten, este lunes, en Viena, Austria, las posibilidades para extender por al menos cinco años más el Tratado de Reducción y Limitación de Armas Estratégicas Ofensivas Start-3, firmado en abril de 2010, en Praga.

Para ello, el viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Riabkov, dialoga con una delegación norteamericana cómo alargar la vida del acuerdo suscrito hace una década. Al respecto, la administración de Donald Trump insistió en la necesidad de involucrar a China en el proceso de intercambio.

 

LEA TAMBIÉN: PIONYANG DESTRUYÓ OFICINA DE ENLACE ENTRE AMBAS COREAS.

 

Se refirieron tanto el Start-3 como a la necesidad de resucitar al Tratado de Armas Nucleares de mediano y corto alcance (INF), abandonado por Estados Unidos en 2019.

No obstante, la parte rusa denunció en su momento que Washington pretende desmontar totalmente el sistema de control del desarme estratégico global, luego de su salida del Tratado de Defensa Antimisil, del INF y del Tratado de Cielos Abiertos.

 

China no quiere participar en tratado con Rusia y Estados Unidos

Asimismo, Moscú aclaró que Beijing no mostró interés alguno por participar en las conversaciones sobre desarme, como no lo hizo antes en el proceso de firma del Start, en 1991, el Start-2, en 2002 y el Start-3.

El trato firmado por los entonces presidentes Barack Obama y Dmitri Medvedev, en Praga, tras una cumbre de Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), significó una reducción del 74 por ciento del arsenal respecto al Start y de un 30 por ciento, comparado con el Start-2.

De tal modo, se acordó que cada país contaría con un tope de 1.550 ojivas nucleares, 800 lanzadores intercontinentales en submarinos estratégicos y en bombarderos pesados no desplegados, además, 700 en portadores de las referida triada desplegados o activos.

 

LEA TAMBIÉN: REBROTE DEL CORONAVIRUS EN CHINA ACTIVA LAS ALARMAS

 

Ciudad VLC / TeleSur

6 Comentarios

Deja un comentario