Las personas con Síndrome de Down pueden destacarse tanto como cualquiera en diversas actividades

Quizás en muchos de los hogares de quienes estén leyendo esta nota tienen el privilegio de ser bendecidos por esos seres maravillosos llenos de mucha ternura, chispa, irreverencia y amor portadores del cromosoma 21.

 

Si: los chicos y chicas con síndrome de Down, personas maravillosas que brindan a diario enseñanzas de vida. Con su actitud cargada de esa mezcla de inocencia y espontaneidad ante la vida nos demuestran cada vez más cuan brillantes y talentosos pueden llegar a ser.

 

El síndrome de Down fue descubierto en el año 1959. Se trata de una combinación cromosómica natural que existe en todas las regiones del mundo y que provoca efectos variables en el aprendizaje y en diversas características físicas y de salud.

 

En diciembre de 2011 la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down.

 

La fecha 21 de marzo (21/3), es un símbolo que recuerda la triplicación del cromosoma 21. Ese fenómeno (la triplicación de dicho cromosoma) es lo que conocemos como Síndrome de Down.

 

Los rasgos físicos más representativos que caracterizan a quienes tienen el síndrome son la boca pequeña, oídos pequeños, ojos rasgados, baja estatura y manos pequeñas con dedos cortos.

 

La incidencia del Síndrome de Down varía con la edad de la madre, siendo de 15 a 29 años 1 por cada 1.500 nacidos. Entre los 30 a 34 años de 1 por cada 800 nacidos. De 35 a 39 años 1 por cada 385 nacidos. En madres de 40 a 44 años uno por cada 106 nacidos y en madres mayores de 45 años 1 niño con síndrome de Down por cada 30 o 29 nacidos.

 

Historias de Vida

 

Muchas son las familias bendecidas con la llegada de estos “Chamos” portadores del cromosoma 21, lo que los hace especiales, pues les brindan a sus padres la oportunidad de iniciar el camino transformador de una vida colmada de experiencias únicas, cuya fortaleza debe estar sustentada en el amor.

 

Eduardo Prada atleta de aguas abiertas.
Eduardo Prada muestra viva de talento sin límites

Eduardo Prada es un joven, el mayor de sus hermanos, reside en Fundación CAP, municipio Libertador del estado Carabobo. Es un destacado atleta en la disciplina de nado en aguas abiertas, conquistó su puesto en la selección de natación especial gracias al apoyo incondicional de su madre Yoiris Esteves y sus hermanos que siempre han creído en él.

 

Yoiris, madre de Eduardo, comentó que desde los nueve meses asistió a un centro de desarrollo infantil en el 23 de enero, en Caracas. Posteriormente se mudó a Maracay, donde acudía al instituto para educación especial de esa ciudad. Pero por circunstancias de la vida se traslada a  La Asunción, estado Nueva Esparta, cuando Eduardo tenía ya nueve años.

 

Al pasar el tiempo llega a tierras carabobeñas y se establece en el municipio Libertador. La orgullosa madre cuenta que un día salió a buscar a Eduardo al colegio donde estudiaba y al llegar lo encontró lavando los automóviles de los maestros. Según le dijeron en aquel entonces los profesores lo ponían a realizar dicha actividad para que se acostumbrara a las prestezas laborales. Pero a la madre de Eduardo no le agradó pues siempre creyó que su hijo daba para más, que era capaz de hacer grandes cosas, mucho más que simplemente lavar autos.

 

Esta escena la impulsó a querer involucrarlo en actividades deportivas. Así inicio, primero con el atletismo, donde fue asistido por un grupo de entrenadores cubanos en Fundadeporte quienes trabajaban con atletas convencionales de alto rendimiento. A dichos instructores no les importó incluir con mucha paciencia a Eduardo en los entrenamientos de pista.

 

Prada participóó en las olimpiadas especiales.
El tritón carabobeño participó en las olimpiadas especiales de los Ängeles

 

Posteriormente llegó a la natación, disciplina en la que ha cosechado un sinfín de triunfos logrando representar al país en piletas internacionales en Italia, México y las Olimpiadas Especiales en Los Ángeles, donde tuvo la oportunidad de compartir con Michael Phelps.

 

Este talentoso jovencito ha cruzado a nado muchas veces  los  majestuosos ríos Orinoco y Caroní, además de innumerables justas de alto calibre a nivel nacional e internacional.

 

Yoiris dice que ha sido tanta la compenetración y el deseo de que Eduardo se identificara con la natación, que ella terminó de ser operadora de cabina de radio y se convirtió en instructora de natación infantil, profesión que le ha permitido estará  tope con todas las actividades del tritón carabobeño. Eduardo siempre ha sido un joven muy independiente y especialmente emprendedor y hasta las raquetas de tenis llegó a agarrar en su momento.

 

Por ello es un vivo ejemplo de superación y motivación, demostrando que los límites solo existen en la mente.

 

Eduardo Prada y su apoyo familiar
El apoyo de su madre y hermanos ha sido fuente de motivación para el atleta carabobeño.

TAMBIÉN DE TU INTERÉS: EL SEXO SOBRE SILLAS DE RUEDAS TAMBIÉN ACELERA CORAZONES

Para mí son los eres más maravillosos que pueden existir. Ternura y amor infinito es lo que se refleja en las miradas de los ojitos de almendra y cabelleras lacias. Seres con SÍNDROME DE DOWN, quienes nos enseñan día a día un estilo de vida  diferente. Ellos son hijos, músicos, atletas, bailarines y más… porque tienen una condición, más no una enfermedad. Ayudemos a que su integración en la sociedad sea cada día mayor cada día”.

Johanna Méndez

 

Johanna Méndez/Ciudad VLC/FOTOS: ARCHIVO

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here