Gualberto José Ibarreto Barrios (El Pichón), nació un 12 de julio en la población de El Pilar, Municipio Benítez, Edo. Sucre, es uno de los cantantes de música popular más queridos del folklore venezolano.

 

Especializado en ritmos de la costa caribe oriental de Venezuela como el galerón, la malagueña, la jota y el polo, además de bolerista.

 

Es ejecutante del cuatro, la guitarra, la mandolina y piano, pero su instrumento más conocido es su voz de registro barítono, con la que ha recorrido todos los escenarios del país en más de cuarenta años de carrera musical.

 

Entre su repertorio se encuentran canciones como: Cuerpo cobardeLa cartaEl calamar y Ladrón de tu amor (este último, tema principal de la telenovela Leonela).

 

Su formación musical comenzó de forma autodidacta y con la influencia de músicos populares del oriente venezolano, además de algunas nociones académicas por parte de Tobías Hernández y Raúl Benedetti.

 

Su abuela era bandolinista y su abuelo un luthier de instrumentos de cuerda. De joven participó en la coral de la Escuela Briceño Méndez y además tocó la mandolina en la Banda de la Escuela San Antonio de Padua de El Tigre, estado Anzoátegui.

 

Hoy suena en Ciudad VLC: «A Cuerpo Cobarde«, una de sus canciones más representativas de su amplio repertorio musical oriental venezolano, como un pequeño homenaje al cantor venezolano tras haberse cumplido un año más de su nacimiento.

 

 

En sus años universitarios combinó sus conocimientos folklóricos con cantos de protesta, trovas y el repertorio latinoamericano que incluía a Atahualpa Yupanqui y Mercedes Sosa.

 

Sus primeras presentaciones las realiza en 1973 en la Universidad Central de Venezuela y en el Ier Festival Universitario de la Canción Venezolana en la Universidad de Los Andes, en el cual obtiene el primer lugar con la canción Cerecita, del compositor sucrense Luis Mariano Rivera.

 

TE PUEDE INTERESAR: MIREYA CHIRINOS, LA VOZ INMENSA DE VENEZUELA, CANTARÁ EN LA FILVEN

 

Posteriormente grabó su primer disco con el sello venezolano Promus y luego entró a trabajar a la planta televisiva Radio Caracas Televisión.

Con la agrupación C4 Trio

 

En la radio, la primera pieza que hizo famosa fue una canción del cantautor margariteño José Ramón Villaroel llamada María Antonia.

 

De esos primeros años son sus éxitos La GuácaraLo que un día fue, no seráLa puercaEl Garrafón y Ni contigo ni sin ti, que se incorporaron rápidamente al repertorio popular venezolano.

 

En su repertorio hay piezas de diversos compositores venezolanos como Luis Mariano Rivera, Enrique Hidalgo, José -Pollo- SifontesSimón Díaz, Rafael Salazar, Augusto Ramos, Henry Martínez, Luis Guillermo GonzálezChelique Sarabia.

 

En uno de los tantos homenajes recibidos

 

En agosto de 2012, vuelve a grabar algunos de sus temas más conocidos en conjunto con C4 Trío, ensamble que tiene como instrumento predominante el cuatro y dedicado a la fusión de ritmos tradicionales con tendencias contemporáneas.

 

En noviembre de 2011, la Asamblea Nacional le dio el título como patrimonio cultural viviente de Venezuela por su trabajo como cultor popular, mención que recibió junto a la agrupación Serenata Guayanesa.

 

También fue merecedor de numerosos reconocimientos nacionales como el Guaicaipuro de Oro, Premios Ronda, Mara de oro, Musa de oro, Sol de orienteMeridiano de Oro.

 

Gualberto Ibarreto es la voz privilegiada del folklore venezolano, con una tesitura que pasea por notas graves hasta llegar al registro de un tenor con una facilidad increíble además de la suavidad del color de su voz.

Cantándole al Presidente Nicolás Maduro en un homenaje recibido

 

Su cercanía con el fallecido presidente Hugo Chávez y con el actual Presidente Nicolás Maduro le han hecho merecedor de innumerables críticas y actitudes xenófobas por parte de algunos gobiernos llegando suspender sus presentaciones.

 

Siempre ha mantenido una personalidad autóctona y propia del gentilicio oriental venezolano con la jocosidad que caracteriza a esta región tan prolija en la creación artística musical.

 

Danilo González / Ciudad VLC

Deja un comentario