Sindicatos franceses, estudiantes, trabajadores y los chalecos amarillos protagonizan este 14 de diciembre un día de acción en París para reiterar sus exigencias de aumento salarial y de pensiones.

 

Luego de cuatro semanas de protestas en contra de las medidas económicas anunciadas por el Ejecutivo francés, las cuales sumieron a la nación gala en una verdadera batalla campal entre las fuerzas represivas del Estado y los manifestantes, la ciudadanía se mantiene en las calles, principalmente en París, exigiendo, entre otras cosas, la dimisión del presidente Emmanuel Macron. 

 

Un día de acción

 

 

Un día de acción en respuesta a medidas populistas

Macron, por su parte, pretendió apagar las protestas posponiendo el aumento del combustible y de los impuestos por seis meses, pero los manifestantes siguieron en las calles.

 

En un segundo intento, el gobierno francés ofreció un aumento salarial y la entrega de bonos, para así tratar de contentar a los manifestantes, pero la gente sigue exigiendo la salida del primer mandatario.

 

Como última y extrema medida, el gobierno galo, debido a los acontecimientos en Estrasburgo, en donde un pistolero asesinó a por lo menos tres personas e hirió a otras 13, decidió militarizar las calles de la nación y prohibió las movilizaciones, incluidas las de los chalecos amarillos.

 

Un día de acción

 

 

 

Ciudad VLC / Con información de Actualidad RT.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here