Baltasar Garzón, el abogado de Julian Assange, presentó este viernes una acción de protección a favor de su defendido, quien se encuentra en una situación de aislamiento inhumano en la embajada de Ecuador en Londres.

 

Los juristas Baltasar Garzón y Carlos Poveda presentaron en Quito una acción legal de protección a favor del fundador de Wikileaks, Julian Assange, ante la demanda de Ecuador para que se someta a un nuevo régimen de condiciones de aislamiento.

 

Según Garzón y su equipo de abogados, esta acción de protección fue presentada para evitar que se apliquen las instrucciones de comportamiento que debe tomar Assange, el hacker australiano que está asilado en la embajada ecuatoriana de Londres desde el 2012, ya que teme ser extraditado a EE.UU. por haber revelado documentos secretos en el portal WikiLeaks.

 

NOTICIA RELACIONADA: ECUADOR NEGOCIA CON LONDRES LA ENTREGA DE JULIAN ASSANGE

 

El documento que le entregó la Cancillería de Ecuador al asilado se llama “Protocolo especial de visitas, comunicaciones y atención médica al señor Julian Paul Assange”. Según Garzón, este es atentatorio y vulnera los derechos de su defendido. La acción de protección debe ser contestada por los jueces en un lapso de 48 horas.

 

 

En ese sentido, Garzón alegó que la situación que Assange vive en la embajada es un abuso sin justificación suficiente.

 

«Julian Assange va en camino de estar siete años dentro de la Embajada de Ecuador en Londres y no es una situación cómoda, sino inhumana», declaró el exjuez español ante los medios.

 

De momento, las autoridades ecuatorianas han decidido otorgarle el acceso al wifi de la Embajada para conectarse a Internet y realizar llamadas telefónicas a través de su propio ordenador y móvil. Al mismo tiempo, el nuevo protocolo prohíbe a Assange “realizar actividades que pudieran ser consideradas como políticas y de interferencia en los asuntos internos de otros Estados, o que puedan causar perjuicio a las buenas relaciones del Ecuador con cualquier otro Estado, sea cual fuere la forma que se emplee para ejecutar dichas actividades”.

 

La situación legal de Assange empeoró tras la llegada de Lenín Moreno a la presidencia de Ecuador, pues el mandatario ecuatoriano viró su política exterior hacia una postura de sumisión a los intereses de Estados Unidos. Actualmente, el riesgo de que el fundador de Wikileaks sea entregado a las autoridades estadounidenses es más que evidente.

 

Ely Reyes/Ciudad VLC/El Comercio

3 Comentarios

Deja un comentario