Estudiantes

Para empezar, debemos coincidir en una verdad matemática irrebatible: Estudiantes fue campeón del Apertura 2019, por la sencilla razón de saber imponer su estilo, temple y filosofía de juego en las instancias decisivas del torneo.

 

Y después de haber librado inolvidables batallas tácticas en los partidos de la final, ante Mineros de Guayana, sería tonto atribuirle el mérito a la casualidad.

 

Estudiantes

Este torneo dejó poco margen para lo fortuito. Todos contra todos. Partidos de ida y vuelta. Igualdad de condiciones. Clasificación al octogonal y finales. Y el equipo que mejor las aprovechó, se tituló campeón. Entonces, la justicia puede dormir tranquila.

 

El rendimiento futbolístico forma parte también del análisis, y sirve para emitir juicios que engloban no sólo a Estudiantes, sino al resto de los equipos del fútbol venezolano. En este punto, evidentemente los elogios no pueden ni deben abundar. Por el contrario, hay un margen más amplio para señalar errores, deficiencias y mediocridades que debemos superar.

 

LEER MÁS: ESTUDIANTES DE MÉRIDA CAMPEÓN DEL TORNEO DE APERTURA 2019

 

“La Pulga” Gómez

Y esto en definitiva, será lo que perdure en el tiempo, más allá del hecho que la escuadra merideña volvió a ser campeón luego de una larga espera de 18 años. Y campeón  gracias a la gesta deportiva de Alejandro Araque y “La Pulga” Gómez.

 

Estudiantes

Desde ya, la mención de “La Pulga” no es casual, sino que viene a destacar el hecho principal producido por los merideños en el torneo. Y también el argumento fundamental  de su  conquista.

 

Desde aquella primera jornada del campeonato, la influencia del “10” puede traducirse en goles y asistencias, como el promedio de calificaciones más alto de todo el plantel.

 

O en la condición de ídolo, que se ganó a pesar de no rendir en la total medida de sus posibilidades durante la final.

 

O en la convicción de Estudiantes para abocarse a ganar el campeonato desde la jornada inicial, guiados por el influjo de su presencia.

 

NO DEJES DE LEER: COPA AMÉRICA 2020 CONTARÁ CON NUEVO FORMATO

Otras individualidades

Junto a “La Pulga”, debemos mencionar a las individualidades que sustentaron al campeón. Linarez, tal vez el jugador más regular del equipo, con toda su capacidad atlética recuperada, y esa particular forma de actuar en la cancha, que lo identifica hasta la médula con Estudiantes y su tradición.

 

“El Chiqui” Meza, de rendimiento casi brillante en la primera parte del torneo. El mexicano Luis Lorenzo Rodríguez, bajo futbolísticamente, pero decisivo  por sus goles en partidos decisivos.

Alejandro Araque, el ágil arquero convertido en nueva figura de los merideños, aportando con sus elásticas atrapadas, la mentalidad ganadora que Estudiantes precisó para ganar su estrella. Los otros jugadores alternaron  buenos y malos momentos.

 

Christian Flores y “El Chamo” Rivas también aportaron su grano de arena para el campeón.

 

Ganó cuando hizo falta. Y más allá de las individualidades, urge destacar el funcionamiento colectivo. Reconocerle al campeón y el mérito de haber ganado los partidos que debía ganar. Esos juegos que determinan hasta qué punto un equipo están para campeón. Estos partidos donde se juegan más de tres puntos. Y Estudiantes los ganó.

 

 

LEER MÁS: VINOTINTOS Y CANARINHOS SIGUEN EN DEUDA CON SU HISTORIA 

 

 

Claudio González Luna

Deja un comentario