¡Un milagro! Sí, un milagro que reposa en un dossier cargado de fe y devoción y actualmente analizado por la Congregación para las Causas de los Santos en El Vaticano, Roma, es lo que separa a José Gregorio Hernández de su beatificación, tan anhelada por el pueblo venezolano.

 

Justo cuando este sábado 29 de junio de 2019 se cumple un centenario de su muerte, las venezolanas y los venezolanos elevan oraciones a lo Alto para que el llamado «Médico de los Pobres» sea reconocido como Beato.

 

Testimonios, pruebas médicas y teológicas, todas comprobadas por el Tribunal Eclesiástico del estado Apure, conforman el expediente del milagro de la niña Yaxuri Ortega, de 13 años de edad, quien en 2017 fue impactada por una bala en el cerebro y cuya recuperación científicamente era imposible, pero de manera inexplicable logró su sanación.

 

«El proceso ha cobrado celeridad. Ahora falta que los especialistas en el área de la neurología den su parecer y si no hay ninguna explicación de la ciencia, se pasa al Consejo de Cardenales que son quienes dan el dictamen final y, después de ello, el anuncio romano de la beatificación», explicó el presbítero Luis García, vicario parroquial de la Iglesia Católica Nuestra Señora de la Candelaria, donde reposan los restos de Hernández, en Caracas.

 

José Gregorio Hernández, reconocido por la Iglesia Católica como «Venerable» (título concedido en 1986, por el entonces Papa Juan Pablo II), fue un destacado médico y científico venezolano, con un amor especial por los más necesitados y una profunda fe cristiana que lo llevó en ocasiones a disertar entre lo tangible y lo inexplicable.

 

«Su método es dar paso a la fe y entender que Dios obra a través de la ciencia. José Gregorio era un ser prendado en Dios», expresó García durante una entrevista para la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

 

QUIZÁS TE INTERESE: ANUNCIAN GANADORES DEL PREMIO ANÍBAL NAZOA 2019

 

¿Cómo comprobar un milagro?

A lo largo de los años, los venezolanos y todo aquel que cree en la causa de «Goyo», como cariñosamente le llaman algunos fieles, desconocen los pasos a seguir para reunir las pruebas que demuestran el favor concedido.

 

El padre García explicó que, desde el primer momento, se deben guardar todas las pruebas médicas y pedir únicamente la intercesión del «Venerable» y no la de otro, acompañados de la comunidad o un grupo de personas que oren en común, «de manera que queden pruebas de la intervención» y que fue una curación inmediata.

 

Un santo en el corazón de los venezolanos

José Gregorio Hernández necesitará de un segundo milagro que ocurra después de su beatificación como hecho de fe de que Dios aprueba la decisión de la Iglesia, para ser canonizado, considerado Santo y ser venerado en Roma y en todas las Iglesias católicas.

 

«La noticia de su beatificación significaría una alegría muy grande para Venezuela, pero la verdad es que, en nuestros corazones, José Gregorio ya es un Santo», recalcó Laura Castellano, fiel devota y asistente consecuente a la Iglesia Católica Nuestra Señora de La Candelaria.

 

Por su parte, Luz Marina Blanco, habitante de Caracas, contó que su hermano José Manuel, cuando tenía siete años, fue llevado de emergencia a un hospital donde le diagnosticaron Encefalitis Viral (una alteración del estado mental y fiebre aguda más convulsiones) y los pronósticos eran reservados.

 

Relató que un día hospitalizado el niño tenía una imagen del Siervo de Dios, y este «se salió de la estampita y se paró al lado de su cuna le hizo cariño y le sonrió. Él se durmió y al otro día no tenía fiebre, ni convulsiones, estaba en perfectas condiciones y dado de alta».

 

NO DEJES DE LEER:

Filven, capítulo Carabobo 2019, será una fiesta de las artes y la creatividad

 

Oraciones centenarias

A propósito de los 100 años de su fallecimiento, en la Parroquia La Candelaria de Caracas, se llevarán a cabo diversas misas que iniciarán desde este viernes 28 y que durarán toda la noche hasta el amanecer del 29, día en el que se realizará una procesión por el lugar, llevando objetos personales del Venerable.

 

«José Gregorio Hernández ha dejado un gran legado intelectual pero que se nutre desde la fe. En razón de su pronta beatificación a fin de cuentas busquemos en él, más espacio con Dios para que se fermente la vida. Su legado intelectual le dio la fama pero sobre todo porque vivió el Evangelio a través de sus funciones», recordó el padre García.

 

LEE TAMBIÉN: ¿POR QUÉ EN EL 23 DE ENERO EN CARACAS NO HAY EDIFICIO #8?

 

Ciudad VLC/AVN

1 Comentario

Deja un comentario