Entrevista a Julián Rivas: Periodista, analista nacional e internacional, fue embajador en Qatar. Encargado de negocios en Indonesia y Singapur. Fue jefe de medios en el comando de campaña del presidente Chávez en 1998.

— En la situación que se está viviendo en la Asamblea Nacional, ¿no le parece que el Gobierno está luchando más contra Trump que contra la oposición?

— El presidente de Estados Unidos pretende instalar un gobierno títere desde la Asamblea Nacional (AN), para eso sirve Juan Guaidó. Tanto Donald Trump como un sector de la oposición han pretendido reducir las bases soberanas de Venezuela. Los tres aspectos de lo que se llama Poder Agregado Nacional pretenden ser reducidos para liquidar prácticamente nuestro Estado Nación.

LEER MÁS: JOHNSON IMPRIME VELOCIDAD AL BREXIT

En lo político, mediante el aislamiento diplomático. En lo económico, mediante sanciones, bloqueo y robo de nuestros recursos. Y en lo militar, con las amenazas del Comando Sur, el intento de aplicación del TIAR, para llevar la Fuerza Armada a ser una policía.

Con Guaidó se pretende llevar a Venezuela a una coalición forzada con Estados Unidos, el bloque anglosajón e Israel. Como en efecto hoy tienen a Brasil y Bolivia. Esto es imperdonable, porque es traición a la patria.

— Citando a Vasconcelos, dijo usted: “Hay que acabar con los políticos incapaces, mediocres y limitados que hay en América Latina”. ¿Para qué?

— Por lo general los políticos latinoamericanos son incapaces de tener una visión íntegra, de conjunto, de lo que es nuestra región, nuestra identidad. Leopoldo Zea advirtió que uno de nuestros errores de origen es odiar la Colonia y desconocer nuestra geografía. Los anglosajones lo han aprovechado.

Primero difamaron a España, luego nos dividieron, nos impusieron modelos culturales favorables a ellos. Llevamos dos siglos de aturdimiento. Sin saber dónde estamos parados. Con las mayores riquezas naturales, nuestros pueblos siguen en la miseria. Seguimos cambiando oro por espejitos. No hay conciencia de nuestros procesos históricos, de la biografía.

— Dice usted: “Quien no conoce su historia no está en capacidad de dar un giro político a este proceso”. Chávez conoció la historia y le dio un giro político a este proceso. ¿No le parece?

— Todavía tenemos limitaciones. No es suficiente escribir leyes si existen actores dispuestos a burlarlas. En todo el mundo la banca tiene tendencia a eludir las leyes. Los poderes fácticos son muy audaces. Creo que el presidente Chávez fue muy optimista. Confió en mucha gente que no estaba en la misma onda que él. Insisto en el sistema financiero como ejemplo.

Se han aprobado leyes, publicado decretos, resoluciones y normas. Siguen las fallas. La intervención de la Reserva Federal de Estados Unidos queda en evidencia. La historia es porfiada.

— También asegura que para Estados Unidos es mejor controlar la droga que destruirla. ¿Por qué?

— La droga es negocio de los anglosajones. Colombia ingresó en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y no ha reducido la producción de cocaína.

Seguimos creyendo que la economía es lo que vemos. No. Existe una economía sumergida en la que la droga es componente. Y hay poderes fácticos que la protegen, en todo caso, sacan provecho de ella.

El dólar es el principal instrumento de cambio de la droga. Es decir que a través de la droga drenan recursos provenientes de la economía real de muchos países hacia el sistema financiero estadounidense.

La droga en tiempos modernos es negocio inglés. El opio fue instrumento para el colonialismo y la guerra. Siguen en lo de siempre.

— Uno de los países más coherentes en política internacional ha sido Estados Unidos, siempre ha defendido a punta de invasiones, amenazas, sanciones, intervenciones y bloqueos sus postulados ¿Por qué no permite la independencia de los países?

— Estados Unidos quiere mantener así su hegemonía. Aprovecha las coyunturas críticas y genera conflictos para invadir, hacer la guerra o chantajear. Esto le funciona desde la Revolución Francesa. O antes, desde mediados del siglo dieciocho, con la guerra colonial en Canadá.

Estados Unidos trata de recomponer su dominio global en medio de pugnas internas. La poliarquía que gobierna esa nación se debate entre globalismo y nacionalismo supremacista, la influencia sionista, los intereses británicos, en un mundo donde las potencias emergentes lo retan en lo económico e incluso en el plano militar.

CONTINÚA LEYENDO: GOBIERNO TRABAJA EN LA PROTECCIÓN DEL SALARIO DE LAS VENEZOLANAS Y LOS VENEZOLANOS

Estados Unidos limitó las organizaciones multilaterales, pero ya no es el hegemón económico y no gana guerras tan fácilmente.

Ciudad VLC / Ciudad Caracas / djpc

1 Comentario

Deja un comentario