Aviones cazas de Rusia y Siria bombardearon posiciones terroristas al norte de la nación árabe, con el fin de allanar el terreno para el avance de las fuerzas militares del Presidente Bashar al-Assad.

Según reportes de medios locales publicados, este jueves en las últimas 24 horas se realizaron más de 40 bombardeos contra las posiciones de terroristas en las provincias noroccidentales de Idlib, Alepo y Latakia.

El grueso de la ofensiva se concentró principalmente en la localidad de Yisr Al-Shuqur (en la parte occidental de la provincia de Idlib), donde cazas de Rusia y Siria bombardearon decenas de objetivos de la banda extremista Hayat Tahrir Al-Sham (HTS) y de su aliado, el llamado Partido Islámico de Turkestán (PIT).

Las aeronaves rusas, además, atacaron las bases, los almacenes de armas y los convoyes militares de grupos armados en la ciudad de Al-Sahara, situada en la parte occidental de Alepo; así como en la ciudad de Kobani y sus alrededores, en el norte de Latakia.

Como resultado de estos bombardeos fueron abatidos un gran número de elementos extremistas y destruidas las posiciones de sus equipos de artillería, desde las cuales atacaban las bases sirias y rusas en la provincia de Hama (centro) y Latakia.

Rusia y Siria trabajan en juntos al norte del país árabe

Esta última serie de ataques aéreos de las fuerzas aéreas rusas y sirias se produce en el marco de la preparación del Ejército sirio para lanzar una inminente ofensiva en el valle de Al-Qab, en el límite de las provincias de Hama e Idlib, así como en las regiones nororientales de Latakia.

La semana pasada, la Fuerza Aérea rusa llevó a cabo un poderoso ataque contra una base terrorista en la provincia de Idlib, donde los extremistas solían reunirse para tramar y dirigir sus operaciones en la provincia de Latakia.

En las recientes semanas, los soldados sirios registraron significativos avances en el norte de Siria, sobre todo en la gobernación de Alepo, donde han recuperado ciudades como Kobani y Manbij.

Moscú expreso su apoyo a la ofensiva contra Idlib, el feudo de los grupos extremistas en el noroeste de Siria, y rechazado las presiones de los países occidentales para impedir la operación del Ejército sirio en esta región, cuya liberación marcaría el fin del conflicto en Siria.

Por su parte, el Gobierno de Damasco, presidido por Bashar al-Asad, resaltó su determinación para liberar cada centímetro del país de la presencia terrorista.

Ciudad VLC / Tomado de Hispantv.

1 Comentario

Deja un comentario